El capitán Granell, pitado por primera vez en Montilivi