El día que el Mini Estadi blaugrana se tiñó de amarillo