Vuelve el Moneyball a Londres… ¿Sancho, Savic?