Tras la mala dinámica en lo que a resultados se refiere en las últimas semanas, son muchas las dudas que cubren el cielo de Vitoria-Gasteiz

Después de un mes de noviembre mágico para los babazorros, en el que se mantuvieron invictos, las cosas no han podido ir a peor en la capital vasca. Tanto es así que su cielo ha pasado de estar de los colores del equipo, el blanco y el azul, a un gris oscuro que encapota Mendizorroza al completo, sin dejarle apenas ver la luz.

Machín por Abelardo, ¿buen cambio?

Estancia llena de altibajos la de Pablo Machín en el Alavés. Después de no encajar su 3-5-2 y verse obligado a cambiarlo para no poner en riesgo su continuidad al frente del equipo, un rayo de luz volvía a hacer brillar Vitoria. El 4-4-2 parecía haberse convertido en el mejor amigo de los albiazules, siendo con este mismo sistema capaces de vencer al Real Madrid además de firmar tablas ante el FC Barcelona.

Fuente: Diario de Noticias de Álava

Cuando la máquina de vapor empezaba a funcionar, un desastroso mes de diciembre lo torció todo, consiguiendo apenas 5 puntos en 6 encuentros. Ese cierre de año, un mal arranque del siguiente y la mala relación con alguno de los jugadores, se convirtieron en los verdugos de Machín y su cuerpo técnico, trayendo de vuelta a un hombre más que querido en Mendizorroza, Abelardo Fernández.

La historia se repite, el Pitu ya fue quien sustituyó al soriano en aquel Espanyol del descenso, y él mismo, quién salvó a su actual equipo hace 3 temporadas de un final parecido al de los pericos. Dicen que las segundas partes nunca fueron buenas, pero desde el Paseo de Cervantes se ha depositado a pesar de la humillación del pasado sábado en Copa una confianza plena en el asturiano.

La pólvora mojada nunca funcionó

Cuando las estrellas no brillan, la noche no se ilumina, y eso es más o menos lo que le está pasando a este Deportivo Alavés en lo que llevamos de año. Lucas Pérez, ausente hace unas semanas por unas molestias, no consigue ver puerta si no es desde los 11 metros. Joselu por su parte, uno de los timones del equipo como ya lo fue el curso pasado junto a Pacheco, no acaba de convertir su gran trabajo y sacrificio en lo que se le pide a un delantero, goles.

Si bien el Alavés no quiere despertar a los fantasmas de la Segunda División, deberá replantear su juego con una cara más que conocida en el banquillo. Esta, deberá intentar basar el juego del equipo en «el mejor ataque es una buena defensa», haciéndose sólidos en la zaga, pasando por una sala de máquinas sin tornillos sueltos y encendiendo la pólvora de una dupla que consiga volver a ver sonrisas por las calles de Vitoria.

¿Centenario feliz?

El centenario se acerca para el Alavés, y es así que este mismo día 23 de enero, el club celebrará en no uno de sus mejores momentos en lo que a resultados se refiere sus primeros 100 años de vida. Ese mismo día, el equipo tendrá que vérselas con un siempre exigente Real Madrid, que sin pelos en la lengua saltará al verde de Mendizorroza con la intención de que los locales no puedan firmar el centésimo capítulo de su ‘Glorioso’ libro con buena letra.

Fuente: Deportivo Alavés

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here