Apología de un Alavés de cristal